Alimentos para una piel sana vegan

El mes de enero, es para muchos de nosotros los días del año que más nos cuidamos. Es el mes de las dietas y el deporte. Desde Herbera, queremos que no te olvides de tu piel. La belleza cutánea está directamente relacionada con tu alimentación, así que vamos a repasar algunos alimentos que no deben faltar para lucir una piel sana.

Cítricos

Existen muchas variedades pero las más conocidas son la naranja, el limón, la mandarina, el pomelo y la lima. Consumirlos es una manera muy fácil de obtener las concentraciones de vitaminas A, B1, B2 y C, potasio, cobre y azufre que necesita nuestro cuerpo para funcionar adecuadamente. Las vitaminas y aceites esenciales de los cítricos son excelentes para la limpieza, hidratación y  el embellecimiento de nuestra piel. Además la vitamina C es imprescindible para la producción del colágeno que es la proteína clave para tener una piel firme y sana.

Granada

La granada es rica en potasio y aporta cantidades considerables de magnesio, fósforo y hierro. Contiene vitamina C, B1 y B2. Pero los compuestos con mayor interés nutricional y funcional presentes en la granada, son los polifenoles. Gracias a ellos la granada tiene  propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antienvejecimiento.

Aguacate

Cuenta con un alto contenido de vitaminas E y C. La primera ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento y la segunda te proporciona colágeno, además de grasas monoinsaturadas, las cuales protegen al organismo del envejecimiento. Por si fuera poco, el aguacate ayuda a mantener la humedad de la piel.

Tomate

Esta fruta de color rojo, además de ser rica en antioxidantes, tiene grandes cantidades de vitamina C, que como mencionamos anteriormente ayuda en la producción del colágeno. También contiene las vitaminas A, B, E y K.

Brócoli

Muy conocido por todos gracias a sus efectos anticancerígenos, el brócoli también es fuente de  vitaminas A, C y E, sin olvidar las grasas monoinsaturadas, las cuales son humectantes naturales para tu piel y retrasan el envejecimiento

Col rizada (kale)

Este primo del brócoli cuenta con sus propias variedades: kale de hoja rizada, kale de hoja plana (un poco más amarga), kale rojo ruso, kale toscano, kale dinosaurio. Todas tienen en común ese verde especial, hojas crujientes y fibrosas, además de un sabor único. Y para nuestra piel grandes propiedades: es alcalino, anti-inflamatorio y antioxidante.

Jengibre

El jengibre es una planta originaria de la India y la China, que se ha extendido por todo el mundo gracias a sus propiedades anti-inflamatorias y su gran aporte en vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos, que favorecen la salud de tu piel.

Té verde

Esta bebida tan de moda, ya sea caliente o fría, tiene un alto contenido de vitamina E, y ante todo es antioxidante. ¿Cuál es su función? Reduce la inflamación en la piel, protege las membranas celulares y reduce los daños de las quemaduras del sol.

Nueces

Son altamente ricas en selenio y magnesio, minerales cuyos efectos antioxidantes son importantes para proteger la piel contra los daños externos como las radiaciones ultravioleta, causantes del envejecimiento. También te ayudan a mantener el sistema inmune saludable y a evitar enfermedades como la soriasis o la dermatitis atópica.

Arándanos

Esta fruta es uno de los alimentos con mayor cantidad de antioxidantes y además como todos los frutos rojos favorecen la circulación. Esto logra que tu piel tenga un aspecto más joven durante más tiempo y previene la temida celulitis

Chocolate negro

Buenas noticias: No todo van a ser frutas y verduras, ¡el chocolate negro también puede ser tu gran aliado! Te ayuda a humectar tu piel, a reducir el enrojecimiento y la aspereza. Además los flavonoides del cacao presentes en el chocolate negro te ayudan a combatir la falta de sueño, la fatiga y los efectos del envejecimiento.

Nuestra recomendación: recuerda que una alimentación ecológica es más saludable ya que está libre de residuos tóxicos procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes, muchos de ellos utilizados en la agricultura convencional para eliminar insectos o plagas. Al no contener sustancias artificiales, los alimentos procedentes de la agricultura ecológica son asimilados correctamente por el organismo sin alterar las funciones metabólicas al igual que toda nuestra cosmética.

Ojalá los buenos hábitos y el cuidado en tu alimentación superen el mes de enero y lo tengas en cuenta todo el año…¿Nos acompañas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *