sin plasticos

El bisfenol A, también conocido como BPA, es un producto químico utilizado para fabricar todo tipo de plásticos policarbonatos, latas de alimentos o bebidas, recibos de compras o extractos bancarios, recipientes de plástico, CDs... Es una sustancia contaminante que, según una inmensa cantidad de estudios científicos realizados con financiación pública, fundamentalmente en Europa y Estados Unidos, puede causar efectos sobre el equilibrio hormonal a niveles muy bajos de concentración.

Dicha sustancia es detectada ya (en sangre y orina) de la gran mayoría de la población del mundo desarrollado. Su presencia en los productos que utilizamos a diario es tan común que un estudio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) aseguró que más del 90% de los estadounidenses tienen trazas en su organismo de esta sustancia, aunque generalmente por debajo de la “dosis diaria tolerable”.

Sin embargo, las autoridades sanitarias no se ponen de acuerdo de cuál es esa dosis tolerable. Por ejemplo en Francia,  esta sustancia está prohibida desde el año 2013, en el resto de UE prohibieron su uso en biberones en el año 2010 pero no en juguetes y España amplió esta prohibición para limitar el uso de bisfenol también en juguetes, donde no se puede sobrepasar la concentración de 0,1mg/m³.

La industria comercial evidentemente, lucha a favor del bisfenol y quita importancia a los numerosos estudios que aseguran que los efectos adversos de esta sustancia son importantes.

La estructura molecular del BPA mimetiza la estructura de los estrógenos naturales, es decir, tiene la capacidad de alterar el sistema endocrino. El BPA constituye, por tanto, lo que se denomina un  disruptor endocrino. (echa un vistazo a nuestro post sobre este tema).

Algunos de sus efectos adversos son:

  • Cambios en el comportamiento: Hiperactividad, agresividad
  • Diabetes y obesidad
  • Pubertad temprana
  • Reducción de la cantidad de esperma
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de mama
  • Alteraciones cromosómicas
  • Daño cerebral
  • Deterioro de la función inmune

La principal manera por la que llega a nuestros cuerpos, es la alimentación, especialmente por la contaminación procedente de materiales que están en contacto con alimentos, ya sea durante su procesamiento o en envases y recipientes alimentarios, tales como latas que son muy frecuentemente revestidas en su interior con materiales que contienen Bisfenol A y desde los cuales pasa al producto alimentario contenido en ellos.

Aunque es verdad que el bisfenol A está en muchos objetos cotidianos podemos tomar algunas medidas para evitarlo: huir de las latas de conservas y apostar por otros materiales como el vidrio, no calentar alimentos en recipientes de plástico, no reutilizar las botellas y fijarnos mucho en las etiquetas:

El código de reciclaje que indica el tipo de plástico usado para su fabricación en la parte inferior del recipiente (código de identificación de resinas) nos puede ayudar a identificar su presencia. Los que pueden contener más trazas de Bisfenol A son aquellos con los números 7, 3 y 10. Los plásticos que no contienen BPA, ftalato, ni poliestireno expandible son los que llevan los códigos de reciclaje con los números 1 (PET), 2 (HDPE), 4 (LDPE), y 5 (PP), según la Unidad Especial de Salud Ambiental Infantil.

Aunque no es tan patente la presencia de BPA en cosmética como en la industria alimentaria, en Herbera no usamos ningún envase que contenga Bisfenol A ni ningún otro disruptor endocrino. Y desde aquí hacemos un llamamiento a las autoridades españolas para que prohíban esta sustancia, tal y como han hecho en nuestro país vecino, y vosotros, ¿qué opináis?

#herberaseplanta

Si os interesa el tema os invitamos a que le echéis un vistazo a la página de FODESAM, Fondo para la Defensa de La Salud Ambiental.

  • http://www.fondosaludambiental.org/
  • Prohibición del uso de Bisfenol A en biberones: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/11/25/noticias/1290712681.html.
  • Limitación española para uso de BPA: http://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/sanidad-limita-pero-no-prohibe-el-bisfenol-a-en-juguetes-4329.
  • Exposición a bajas dosis de Bisfenol A y acortamiento de la edad fértil: http://www.biolreprod.org/content/early/2010/08/20/biolreprod.110.084814.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *